ESP

ENG

Itzetl Avila

Itzetl Avila
Tener DACA para estudiar medicina regenerativa
Por Fernanda Caso

“Mi mamá dice que lloré todo el camino hasta llegar a los Estados Unidos, pero yo no me acuerdo del viaje” relata Itzetl, quien entonces tenía 4 años de edad y cruzaba junto con sus padres y tres hermanos la frontera. Hoy ella es administradora de un laboratorio de medicina regenerativa de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Los Avila se asentaron en San Fernando Valley, California y se integraron rápidamente a la comunidad. Su madre trabajaba como administradora de apartamentos y su padre hacía las reparaciones y mantenimiento. Itzetl siempre fue una estudiante de excelencia, siempre con honores y siempre el primer lugar de su clase.

Todo parecía ir muy bien hasta que su padre fue deportado por primera vez. Por una falta de tránsito lo llevaron ante un juez y su familia no lo volvió a ver hasta dos años después. Itzetl estaba en secundaria cuando esto sucedió. A la pérdida emocional, se sumó la crisis económica que se detonó con la partida de su padre. Se quedaron sin nada, en ocasiones ni siquiera tenían dinero para comprar suficiente comida. Su padre logró regresar pero pronto volvió a ser deportado. En cada ocasión la situación económica empeoraba. Su madre hacía esfuerzos para sacar adelante a sus cuatro hijos y su padre pasaba largos periodos de depresión derivado de no poder estar con ellos y ayudarlos.

Itzetl decidió entonces empezar a trabajar para ayudar a su familia. Consiguió empleo vendiendo ropa en un mercado de pulgas donde estuvo hasta que terminó la preparatoria. Gracias a DACA y a sus calificaciones, entró a estudiar biología en el community college y después pudo transferirse a UCLA donde se enfocó en biología celular y molecular.

A la par de sus estudios, Itzetl hacía una intensa labor social. Colaboraba como voluntaria en la Universidad ofreciendo servicios médicos y sociales a personas en situación de calle, ayudaba en la unidad de cuidados intensivos en un hospital y participaba como mentora en la organización “Médicos, Enfermeros y Dentistas Para el Pueblo.”

Recién graduada en junio, Itzetl ya es la administradora del lugar donde alguna vez hizo prácticas como estudiante. Se trata de un laboratorio en UCLA que tiene tres áreas de investigación: cáncer, piel y cerebro. Aunque su especialidad son las células de piel, ella está a cargo de que todo en el laboratorio funcione. Esto implica supervisar el crecimiento de las células de cultivo y asegurarse de todos los proyectos cuenten con los insumos necesarios. El trabajo en el laboratorio le permite continuar haciendo investigación y prepararse al mismo tiempo para entrar a la escuela de medicina, a la que espera aplicar dentro de un año. Su primer artículo académico se encuentra en fase de revisión para ser publicado.

GALER√ćA

REGRESAR